Se trata de un ecosistema único, que constituye el hábitat ideal para el cerdo ibérico.

En la bodega se desarrolla el final del proceso de curación.